Wednesday, May 19, 2004

Quinto Mandamiento

Llevaba ya varios meses sin saber de mi madre, la ultima vez que nos habíamos visto fue bastante tiempo atrás en una reunion familiar, donde prometimos que nos veríamos mas seguido y compartir mas tiempo juntos; no fue asi, después de esa fiesta familiar todo volvió a la “normalidad”, yo segui con mi vida y creo que ella con la de ella; ninguno de los dos habia movido un solo dedo por acercarse al otro. No se porque habia existido tanta apatia entre los dos, hacian ya 4 años desde que ella se había ido de casa, por motivos que ella aun guarda celosamente, ahora vive sola, en un lugar por demás horrible, mis hermanos al igual que yo en rara ocasión van a convivir con ella, y cada vez que yo la visitaba (son contadas las veces que lo he hecho, debido a que el lugar que para nada podría llamársele hogar, es bastante deprimente) le hacia la propuesta de que regresara a casa, pero nunca logre conseguir una respuesta positiva a mi petición, lo que me hacia llevar un resentimiento muy grande hacia ella y a la misma vez un poco de lastima, debido a que yo no sobreviviría habitar siquiera una noche aquel lugar que ahora ella poseía.

El tiempo siguió pasando, y yo seguía esquivando las oportunidades que tenia para encontrarme con ella, aunque por dentro las ganas que tenia de hacerlo me estaban consumiendo, queria saber de ella, quería por lo menos escuchar el monologo de sus problemas que representa para mi en cada ocasión que la veo, y que hasta el final de el, me cuestione de mi, de cómo me va, de como estoy, respuesta que a veces prefiero callar, para no ocasionarle mas preocupaciones, prefiero callar para no ser un acto mas de su monologo.

Al parecer ya dejamos atrás los dias en que ella me abrazaba y que me decia “galoncito”, con mucha ternura, tal vez ya pasaron aquellos momentos en que yo tenia 6 años y dormia junto a ella sintiendome protegido de todo monstruo que al oscurecer solian atormentar mis horas de sueño. Ahora solo somos dos extraños que se ven obligatoriamente en Reuniones familiares o en ocasiones de celebración, quedaron atrás aquellos tiempos en que acompañaba y velaba mi sueño, quiza ya quedo solo en memorias los instantes en que mi madre acariciaba mi frente y no se separaba de mi lado mientras yo sanaba de alguna enfermedad.

Llevo 4 dias continuos soñando con mi madre, tal vez me necesita o quiza es solo que mi consciencia no puede estar tranquila al saberse complice del pecado tan grande que esta cometiendo la persona para la que trabaja y no poder hacer nada, pobre de mi consciencia cansada esta ya de ser testigo de que yo este faltando al Quinto mandamiento de dios.
-Honraras a tu padre y a tu madre-

1 Comments:

Blogger Bubu said...

Hey! nice tale...

cuidate mucho...Bubu is gone pero volveré!

TQM!

muak!

1:51 PM  

Post a Comment

<< Home