Thursday, January 20, 2005

Tan bien que había empezado el día, estaba sonriente.

Hace mucho que no traía ese tipo de sonrisa en los labios, de esas que por más que quieras esconder, no se puede.

Pensando en ella, se me estaba yendo más rápido el día.
Eran las 9:30 a.m. y me atreví a romper la promesa que me había hecho -prometí no darle mucha lata por teléfono- así que le mande un mensaje escrito.

El tiempo estaba pasando, primero diez minutos y nada, después media hora y nada, una hora y nada, así que le envié otro, pensando que tal vez el primero no le había llegado a tiempo.


Todo iba bien, hasta que recibí su respuesta:

-Si estoy bien, Yo también te extraño, pero no estoy segura de seguir con esta relación si ambos ya no nos tenemos confianza, es mejor separarnos…

De inmediato tome el teléfono y teclee:

-Entonces lo quieres hacer?

A los pocos minutos mi celular vibro, era un mensaje suyo:

-No se, no estoy segura de seguir si ya no hay confianza entre los dos.

-Buen punto, pero la confianza no se gana alejándote de la otra persona, no esperes que en el tiempo que estemos separados un día nos despertemos y queramos volver el uno con el otro porque por arte de magia hay confianza de nuevo, pero es tu decisión y la respeto.

Fue lo ultimo que le mande, no ha respondido.

El que calla otorga, dicen por ahí.

Mientras tanto, perdí la sonrisa que inexplicablemente cargaba.

2 Comments:

Blogger Juan Hector Alain Limon said...

Asi nos tratan las mujeres , y si no es asi , nos ponen juegos y nos hacen soñar, para despues jodernos.

Tu amigo Alain

10:48 PM  
Blogger Twisted Mind said...

Muchas Gracias x tus comentarios Hector!

Tu Amigo Gerardo

7:53 AM  

Post a Comment

<< Home