Friday, September 10, 2004

Por andar de ocicón...

Hace unas semanas, por ahí de mediados de Agosto, comente aqui en el blog que tenía unas ganas horribles de entrar a la escuela, de entretenerme por las tardes y de hacer algo más productivo que solo ver la tele y comer sándwiches, pues ahora pienso todo lo contrario.
El cansancio me esta matando, las desveladas han estado fuertes, aunque no duermo mas tarde de las 12:30 am…el levantarse a las 6 de la mañana y hacer lo mismo todos los días no es nada agradable y en cambio es excesivamente desmotivante…
Ya estarán hartos de escuchar sobre mis quejas, lamentos y alaridos acerca de la rutina…aunque precisamente en estos días he notado que mi vida es un proceso…mi vida diaria es totalmente una rutina.

Aquí les va algo de lo que hago durante el día, espero y no se depriman al leerlo…

6:30 am levantarme, lavarme la cara y cepillarme los dientes…
6:40 am preparar comida para el “lunch”
7:00 am Revolver mi guardarropa de pies a cabeza, para tratar de escoger las garras que usare en el día y terminar con mis típicos jeans y la misma playera negra.
7:15 am andar corriendo por toda la casa, buscando mi mochila, mi lonchera y la cartera.
7.20 am salir camino hacia el trabajo.
7:30 am llegar a la empresa.
7:45 am leer lo mas importante en noticias de la pagina de la CNN y del Frontera.
8:15 am comenzar a trabajar y preparar un café con mucha crema para desayunar acompañado de una galletas hony bran.
8.20 am iniciar sesión en el “mensajero” para cotorrear un poco, mientras trabajo.
De este punto hasta la 1 pm el día transcurre sin novedad alguna mas que las que me llegan vía mensajes de texto de mi novia, además para esta hora los jugos gástricos ya están agujerando las paredes internas de mi estomago por lo que tengo que ir a asaltar la maquina de dulces.
1:00 pm es la hora de la comida, pero aquí en el trabajo a nadie parece importarle, bueno al menos prefieren terminar sus respectivos deberes antes de probar bocado alguno.
1:20 pm al fin alguien quiere comenzar a “afilar el diente”.
2.00 pm de regreso a trabajar y esperar hasta las 3:30 para ir a la escuela.
3:30 pm salgo corriendo rumbo a la universidad, me subo a la calafia y aprovecho para codearme con la sociedad maquilera del parque Industrial Bajamaq Insurgentes, que igual que yo, acaban de terminar su muy jodida jornada laboral
4:00 pm es hora de llegar al salón de clase donde son otras 6 horas de medio ponerle atención al celular, molestar a mis compañeras, hacer comentarios sarcásticos acerca de la maestra de Legislación Aduanera y el resto es para poner atención a la clase.
10:00 pm el maestro Ceballos se niega a dejarnos salir, no sin antes haber terminado el ejercicio # 3 de costos, mientras mi trasero busca acomodarse de la manera en que el plano mesabanco no le cause mas penas.
10:10 pm el profesor se apiada de nosotros y nos deja ir, no sin antes hacernos prometer que terminaremos el ejercicio y lo llevaremos para el día siguiente, a lo que nadie pone objeción alguna, creo que si en ese momento el “profe” nos pidiera que le vendiéramos nuestra alma con gusto se la daríamos.
10:50 pm llegar a casa, aventar la mochila y meterme corriendo a la regadera.
11:30 pm prender la tele y cenar algo de cereal.
12:15 am echarme a dormir a pierna suelta.

¿Mmmm…sorpresiva? ¡¡Para nada!!

¿Aburrida y predecible? ¡¡Demasiado!!

1 Comments:

Blogger Sherezada said...

ouch, por eso le pienso para volver a estudiar... es pesado hacer las dos cosas al mismo tiempo. Mis respetos. Saludos.

11:48 AM  

Post a Comment

<< Home