Thursday, June 24, 2004

El Desesperado Viaje a Magic Mountain

Hace unos días una muy preciada amiga mía, me llamo muy entusiasmada para que -repitiéramos- el viaje del año pasado a Magic Mountain. Yo sin pesarlo dije- si!, pero de repente una sensación de miedo hizo que se me erizaran los vellitos de los brazos, me la pasaría tan mal como la vez anterior?

Aunque ella no tuvo nada que ver con eso. Si hizo revivir aquel amargo momento que pase el último día del mes de Julio del año pasado.

Días antes del viaje, estaba empezando una relación sentimental, desde un principio las cosas entre ella y yo se dieron de forma muy accidentada, aunque yo desde el principio supe que seria una persona muy importante en mi vida. Ella tuvo miedo, temía entregar su corazón de nuevo.

Para mi era, la persona por la que había estado esperando toda mi corta vida, me gustaban sus cualidades y defectos, pero pues tal vez era algo mutuo, tal vez no.

Yo sabía que todo era cuestión de tiempo, para que las cosas se definieran completamente. Empezamos a –andar- días antes de que yo me aventurara al tan esperado viaje pero un día antes de que este se realizara, vi. a la que ya era mi novia, quien como despedida me regalo un –tremendo cortón- si! Termino con lo que apenas habíamos comenzado días antes. Solo dijo que tenia miedo de empezar algo otra vez, para mi era hasta cierto punto comprensible, trate de verlo fríamente, trate pero fue en vano. Mientras hablaba solo sentí como el dolor se manifestaba en forma de lágrimas, debió haberme afectado demasiado, porque esa noche llore mucho.

En fin, se dieron las 7 am, y me levante con los ánimos por el suelo y mi corazón escondido  aun llorando en algún lugar de las cobijas de mi cama.

La verdad que puede parecer ridículo, porque pues tenia escasos 30 días de conocerla y ya estaba haciendo el drama como si hubiera tenido 3 años de hacerlo.

Pero pues pensé que el viaje me distraería, imagine que se me pasaría con la platica de mis compañeras. Iba con 3 amigas: mi ex jefa, La Rana y la recién bautizada como Lizard.

La Rana y la Lizard, son hermanas, pero son totalmente autenticas, pensé que me distraería con la cura entre nosotros. Pero iba también la que era en ese momento mi jefa, y creo que por respeto La Lizard y la Rana se detuvieron a decir algunas de las ocurrencias que suelen salir de sus reptilescas bocas. Así que pues al principio, si me distraje un poco, pero conforme iba avanzando aquel carro hacia Anaheim la tristeza iba haciendo de las suyas conmigo. Estaba muy confundido eran dos veces seguidas que me –bateaban- de esa forma, así de repente.

Que había hecho? Tan mala persona soy? –pensaba mientras las ruedas del automóvil nuevo de mi entonces jefa avanzaban hacia su destino-; Las platicas se terminaron y dieron paso a la música, como era de esperarse entre mujeres empezaron a sonar las típicas rolas de -vieja dolida- pero que en mi caso solo era curar con sal a mi recién abierta herida.

No supe como, pero llegamos a Magic ya en la tarde, entramos nos subimos a uno que otro juego y nos regresamos a cenar y después al hotel para descansar para el día siguiente. Esa noche gracias al cansancio logre quitar los ya muy repetitivos pensamientos de lo que había pasado el día anterior.

A la mañana siguiente,  nos levantamos y fuimos a desayunar, para después aterrizar de nuevo en el parque de diversiones, pero fue muy difícil estar ahí, en cada persona que veía, la miraba a ella. No le pude encontrar emoción alguna a cada uno de los juegos en los que estuve; platique poquito con La Rana de lo que me había pasado, ella me dio mucho animo, hizo que me tranquilizara un poco.

Al final no pueden faltar entrar a las tiendas para adquirir recuerdos del lugar, la verdad de lo ultimo que quería acordarme en este mundo era de que había estado ahí y de cómo me la había pasado. Es muy feo, ver muchos detalles que le puedes dar a alguien, pero que ese alguien ya no quiera que se los des.

En fin esa noche, regresamos a cenar y de ahí al hotel como la noche anterior.

Al día siguiente era día para levantarnos temprano y regresar a Tijuana, nos montamos en el carro. De nuevo, las rolas deprimentes hicieron su aparición, ahora era Miguel Bose, Si Tu No Vuelves! Mientras aquella canción sonaba, de nuevo los recuerdos y la nostalgia hacían de las suyas conmigo. Recuerdo que estuve a punto de morderme un dedo, para que no se me salieran las lagrimas de mis ojos.

Ya no quería regresar, si regresaba o no, a nadie le importaba.

Ahora casi a un año de aquella situación, sigo con la misma persona, regresamos!

Pero todos los recuerdos revivieron ante la invitación de la Rana, tengo miedo de que suceda algo parecido a lo del año anterior.

1 Comments:

Blogger Bubu said...

Hola!!!

Somos el duo reptil :D...ke pez con cerebro?!!...jejeje es algo complicado; y el viaje...esperemos y si se haga esta vez sin malos recuerdos...

cuidate mucho y recuerda...entre mas verdes...mas fogosas ;)..jajaja

se despiden de ti la Rana y la Lizard...

P.D...ARRIBA CHARLIES ANGELS...

7:18 PM  

Post a Comment

<< Home